5 seguros para pymes

Los autónomos y pequeñas y medianas empresas (pymes) son los mayores representantes del tejido empresarial español. Es decir, su presencia es mucho más numerosa que la de las grandes compañías, aunque estas últimas puedan llegar a copar las ofertas en el mercado de trabajo. Pero, para mantener su estatus como corazón de la economía nacional, las pymes necesitan garantizar ciertas protecciones en su día a día. No en vano, su rutina se basa necesariamente en la asunción de determinados riesgos.

Porque cuando las cosas no van o no salen bien, no solo se ve afectada la buena marcha del negocio. Cualquier persona o proveedor que se relacione con la empresa también puede ser víctima de los errores o contratiempos derivados de la actividad. Por y para ello existen los seguros para pymes, pólizas que no son obligatorias, pero sí necesarias para que estas compañías logren sobrevivir a los problemas.

En este sentido, los empresarios y autónomos deben tener en cuenta los seguros obligatorios establecidos por ley para garantizar la estabilidad del mercado. Por ejemplo, si la compañía dispone de flota de vehículos propia, todos ellos deben tener póliza para su circulación legal; o las coberturas de responsabilidad civil de algunas actividades profesionales como la medicina, la arquitectura, la abogacía… Pero también deben barajar la posibilidad de contratar un seguro que cubra una serie de garantías básicas en su actividad empresarial.

Hablamos de seguros para pequeñas y medianas empresas no obligatorios pero sí recomendables. Gracias a ellos, el empresario o autónomo podrá dedicarse a lo que realmente importa – hacer crecer su negocio – mientras la compañía aseguradora se encarga de todos los flecos relacionados con la seguridad de su actividad.

Seguros para pymes: las cinco coberturas básicas

Ninguna empresa, sea cual sea su tamaño, está libre de errores humanos (conscientes o inconscientes), accidentes eventuales (goteras, ataques cibernéticos) o incidentes naturales (inundaciones, fallos eléctricos por tormenta, etc.). Tampoco de que estos contratiempos desequilibren la marcha de la actividad y pongan en peligro su continuidad como empresa. Por esta razón, existen seguros para pymes especializados que cubren una serie de necesidades básicas y permiten, al menos, no perder el control de la empresa.

Según el tipo de negocio o las necesidades de la empresa, estas son las coberturas para las pymes no obligatorias pero sí recomendadas:

  • Daños materiales de oficina Con las mismas bases que las de los seguros del hogar, surge esta cobertura especialmente aplicada a los negocios. En este caso, la póliza cubre daños ocasionados en la sede de la pyme tales como rotura de cristales, daños por agua, daños estéticos, etc. También incluye los gastos derivados por daños a terceros (por ejemplo, destrucción de documentos o menoscabo personal) y, en algunas ocasiones, otras coberturas adicionales como son la pérdida de beneficios o la avería de maquinaria o equipos electrónicos. Según el tipo de empresa, serán necesarias unas u otras condiciones.
  • Responsabilidad Civil General La ley establece que cualquier entidad está obligada a reparar los daños materiales o físicos y perjuicios causados a un tercero, sea empleado de la empresa o externo a la misma, durante el ejercicio de una actividad económica. Disponer de un seguro de Responsabilidad Civil (RC) aporta la tranquilidad y la cobertura necesaria ante los gastos económicos que pueden derivarse de cualquier siniestro.
  • Responsabilidad Civil Profesional Algunas actividades, por la naturaleza de su oficio, necesitan coberturas de responsabilidad civil específicas. No son obligatorias por ley, pero tal es la magnitud de las consecuencias si algo sale mal que cada vez son más los clientes que contratan este tipo de pólizas. En Hiscox, conocedores de esta realidad y con el objetivo de adaptarse a las necesidades de cada una de las empresas, más de 150 profesiones reciben protección ante perjuicios causados a terceros por el desarrollo de su actividad.
  • Administradores y Directivos (D&O) Estas dos figuras de las altas esferas de las pequeñas y medianas empresas son el blanco de cada vez más denuncias y demandas. No importa el sector de actividad o la procedencia del requerimiento, estos cargos necesitan ciertas garantías y protecciones para seguir desempeñando su papel en la toma de decisiones en la empresa. En este punto, recordamos que una negligencia y una demanda estimada puede obligar a estos directivos a responder con su patrimonio personal.  
  • Ciberriesgos En pleno siglo XXI, muy pocos negocios quedan fuera de internet. Todos utilizan la red con diferentes fines y todos corren el riesgo de sufrir un ataque pertrechado por un hacker o un accidente tecnológico. Estos siniestros, que pueden llegar a paralizar la actividad de manera casi permanente, pueden quedar cubiertos con un seguro especializado en ciberriesgo.

Aunque estos cinco seguros para las pymes no son obligatorios, pueden ser perfectos para cubrir todas las necesidades de protección de la empresa. Antes de contratarlos, los responsables deben asegurarse de que sean realmente eficientes. Para ello, deben ser especializados, comprensibles y cubrir el valor real de lo que se está asegurando. ¿Cuentas con todos para tu negocio?