Lecciones que vamos aprendiendo del COVID-19 (Parte I)

Que la llegada del coronavirus nos ha pillado a todos desprevenidos es ya un hecho innegable. Si bien reciéntemente hablábamos sobre cómo nos habíamos adaptado al cambio en Hiscox y las medidas tomadas durante el estado de alarma, hoy queremos hacer una reflexión sobre algunos aprendizajes de esta crisis.

Si ponemos el foco en las personas, estas últimas semanas nos han servido para reforzar algunas creencias que ya veníamos detectando.

  • La enorme capacidad que tiene el ser humano para adaptarse al cambio. Aunque durante los primeros días tuvimos que acostumbrarnos a una nueva realidad, cada uno con circunstancias dispares, hemos visto cómo rápidamente los equipos se han ido adaptando a su nueva rutina y están, en muchos casos, dando más del 100% de sí mismos.

  • La importancia del talento humano: las personas son el activo más importante de una organización. Detectarlo, cuidarlo y retenerlo es lo que nos ayuda a que en las adversidades y en el futuro, el rumbo de la compañía esté asegurada.

  • El valor de la unión y la comunicación entre nosotros. El sentimiento de equipo, el apoyo de los unos con los otros, la comunicación fluida y constante entre equipos es lo que nos está ayudando a ser más eficaces y seguir haciendo que todo funcione es la base de nuestro éxito ahora y en el futuro.

  • Vendrán cambios, detectar dónde vamos a aportar valor para el cliente va a ser una clave. Hay muchas consultoras y un debate social sobre cómo va a ser la era post COVID-19, el cambio en nuestros hábitos de consumo y necesidades es algo que vamos a tener muy en cuenta a la hora de adaptar nuestra oferta a esta nueva situación. Nosotros por ejemplo durante estos días hemos visto la capacidad que ha tenido el sector asegurador para adaptarse a esta digitalización. El resultado es muy positivo.

  • La unión hace la fuerza. Al igual que estamos viendo ahora en la sociedad que la gente está sacando lo mejor de sí y uniendo esfuerzos para hacer frente a esta situación. En un futuro, solo saldremos de esta si estamos más unidos. Es decir un frente común empresarial y una estrategia común de las aseguradoras y el sector asegurador es imprescindible para afrontar los próximos meses.

  • Es necesario asumir los errores.  Tanto como sociedad como empresas, no siempre hemos tomado las mejores decisiones y es buen momento para que todos hagamos autocrítica de nuestras acciones, veamos qué habríamos podido haber hecho mejor, disculparnos si hace falta y tomar medidas para no volver a caer en estos errores.