Seguros para profesionales: estabilidad para tu negocio

Llevar a cabo una labor profesional por cuenta propia tiene muchas ventajas frente a trabajar por cuenta ajena. La libertad horaria, la autonomía en la gestión de las propias tareas o la posibilidad de dedicarse al sector que siempre has soñado son solo algunas de ellas. Sin embargo, los profesionales independientes o freelancer pueden estar sometidos a situaciones muy delicadas, al no contar con el resguardo del marco empresarial.

En este sentido, los seguros para profesionales son vitales para que un negocio funcione correctamente y para que el autónomo pueda ejercer su labor, sin el riesgo de verse obligado a abandonar la actividad, en caso de alguna eventualidad.

Tanto si eres autónomo, como si estás pensando en tomar las riendas de tu propio negocio, te explicamos los diferentes tipos de seguros profesionales a los que puedes remitir frente a los más distintos incidentes.

Seguros para community managers: Son muchas las situaciones que pueden hacer peligrar la estabilidad profesional del responsable de la comunicación de una empresa en los medios sociales. La inmediatez del ámbito digital exige decisiones rápidas, que pueden llevar a errores importantes a los que el CM podría verse obligado a responder judicialmente e incluso económicamente. La publicación de datos confidenciales o información errónea que conlleve daños de terceros son apenas algunas de ellas.

Seguros para fotógrafos profesionales: Además de conocimiento técnico e intuición, lograr la instantánea ideal requiere la exploración minuciosa del terreno. Eso implica, muchas veces, que los fotógrafos se arriesgan y exponen a sus equipos en situaciones y lugares inusitados. Un sencillo resbalón podría significar la pérdida total de los instrumentos de trabajo y, en consecuencia, impedir el desempeño de los compromisos profesionales. Este es solo un ejemplo de las adversidades a las que pueden enfrentarse los fotógrafos y que puede marcar la diferencia entre reanudar [o no] la actividad profesional.

Seguros para restauradores: Es sabido que la hostelería aporta una importante contribución a la economía española. Pese a que pueda representar un sector seguro de inversión, una mala gestión o algunos incidentes podrían amenazar su estabilidad. En el caso de los establecimientos hosteleros, una póliza aseguradora es la clave para proteger el negocio frente a los daños sufridos por los empleados y clientes dentro del local o para contar con respaldo en caso de una intoxicación alimenticia, robos, daños del equipamiento, etc.

Seguros para organizadores de eventos: Pese a la meticulosa planificación profesional, un evento podría complicarse por las causas más distintas: cancelación, exceso de aforo permitido, daños personales de los asistentes en el recinto, etc. En estos casos, la empresa organizadora podría verse obligada a afrontar acciones legales, amenazando la continuidad del negocio. En este sentido, los seguros con coberturas específicas siguen siendo la mejor alternativa para los profesionales del sector.

Seguros para arquitectos: Además de ofrecer protección del patrimonio técnico y de respaldar los daños materiales, económicos o personales derivados de las responsabilidades de este gremio, los seguros para arquitectos también son exigidos para la realización de trabajos. Sin embargo, no hay que olvidar la ciberseguridad de estas empresas, ya que el robo de datos puede suponer pérdidas tanto económicas como reputacionales.

Seguros para autónomos: Independientemente de la actividad profesional, la realización de una actividad laboral por cuenta propia conlleva algunos riesgos que no pueden ser obviados. Baja por enfermedad, incumplimiento de plazos, errores o filtración informativa son algunas de las situaciones que podrían desencadenar la inestabilidad empresarial. Por este motivo, los profesionales autónomos no deberían poner en marcha un negocio sin antes estudiar los riesgos y buscar las alternativas adecuadas para hacerles frentes, si fuese preciso.

Seguros para oficinas: Los centros de trabajo se han convertido en el segundo hogar para los trabajadores que terminan pasando más horas en el centro de trabajo que en sus propias casas. Además de proteger el capital humano de la empresa frente a posibles incidentes, el seguro para oficinas también ofrece respaldo en caso de siniestros o robos.

En definitiva, contar con un seguro es la clave para consolidar el desarrollo de una actividad laboral. Si necesitas más información sobre nuestros seguros profesionales, estamos a tu disposición para asesorarte y valorar las mejores pólizas para tu negocio.

Consulta nuestros seguros