Claves para modernizar tu entorno laboral

La capacidad de adaptación es esencial para que un negocio prospere. De este modo, uno de los métodos infalibles para que una empresa sea fructífera es que día a día se reevalúen los antiguos estándares y se adapten a las nuevas tendencias para así conseguir unos mejores resultados.

A lo largo de los años, los rankings de empresas han demostrado que los negocios más exitosos son aquellos que están comprometidos con sus trabajadores y que se adaptan a las nuevas metodologías. Este cambio, está especialmente ligado a una mayor sensibilización y predisposición en favor de los trabajadores para sacar el máximo potencial de cada uno, así como un mejor aprovechamiento de los avances tecnológicos.

En Hiscox sabemos que el entorno de las empresas, sobre todo si hablamos de PYMEs, es más competitivo y desafiante que nunca. Atraer a personas con talento y mantenerlos comprometidos y productivos es fundamental, pero a menudo es más fácil decirlo que hacerlo. Construir una cultura laboral positiva requiere comprender las reglas del juego de hoy. Las empresas modernas deben invertir en la creación de un entorno de trabajo inclusivo y progresivo que gire en torno al empleado.

Os dejamos 4 claves que ayudarán a que tu negocio se mantenga actualizado y sea  próspero:

1.  Reestructurar los métodos tradicionales

En el entorno laboral tradicional predominaban los métodos autoritarios e individualistas. Esto se traducía, por ejemplo, en espacios de trabajo, divididos y aislados, que evitaba o dificultaba la cooperación entre trabajadores. El cambio de esta metodología ha sido una de las claves fundamentales para un mejor funcionamiento de la empresa. Animar a los trabajadores a trabajar de forma global, puede aportar a la empresa nuevas ideas a partir de la suma de cada aportación individual, además de construir un entorno laboral más cómodo y agradable para todos.

2. Invertir en los trabajadores

Una creencia extendida es que un aumento de sueldo tiene influencia directa en una mayor eficacia y calidad de trabajo, pero lo cierto es que el 90% de trabajadores discrepan de esta afirmación y creen más en la efectividad de mejores condiciones. Ofrecer las herramientas necesarias para hacer crecer y promover las cualidades y habilidades de cada trabajador es clave de éxito en cualquier negocio. Así, por ejemplo, cultivar e instruir a jóvenes emprendedores mediante un correcto asesoramiento y formación, es una inversión a largo plazo para la propia empresa.

3. Sacar el máximo partido a la tecnología

Las nuevas tecnologías ayudan a una mayor eficiencia además de facilitar un entorno laboral más flexible. Actualmente uno de los hechos que más valoran los trabajadores es poder mantener un equilibrio saludable entre vida personal y laboral. El incremento del uso de estas tecnologías ha facilitado el trabajo desde casa, así como un mayor rendimiento al introducir herramientas que contribuyen a un trabajo eficiente, más cohesionado y colaborativo que nunca.

4.  Crear y cultivar el propósito

La mayor parte de profesionales quiere trabajar para una organización que comparta sus valores. Las empresas que operan bajo un fuerte sentido del propósito generan una mayor confianza y conducen a un crecimiento a largo plazo de la empresa. Todos queremos creer que nuestro trabajo es trascendente. Crear este “sentido de propósito” es esencial para construir una cultura de trabajo activa.