La inestabilidad política en España ya está afectando al negocio del 64% de las pymes y emprendedores

Ya tenemos como cada año las conclusiones de nuestro estudio que hemos realizado entre más de 4.000 empresas de Alemania, España, Francia, Holanda, Reino Unido y EE.UU. y este año llama la atención por primera vez que el 64% de nuestras pymes y emprendedores consideran que la inestabilidad política de España está afectando a su negocio, algo que preocupa más aquí que en el resto de países objeto del estudio.

Los resultados muestran, además, un tercer año de crecimiento sólido para las pequeñas empresas aunque indican una insatisfacción generalizada con las instituciones por su falta de un apoyo claro a las pymes. Pese al poco apoyo que perciben los emprendedores españoles por parte del gobierno, España es el país donde se ha dado un mayor incremento en el porcentaje de pymes cuyos ingresos han aumentado con respecto al pasado año pasando del 62% al 69%. Nos sigue Francia con un aumento de seis puntos (del 54% al 60%). Además, en los últimos 12 meses, el 73% de las pymes y emprendedores en España consiguió nuevos clientes, sólo por detrás de alemanes (74%) y estadounidenses (73%) y el 71% vio aumentados sus pedidos y su volumen de trabajo. A pesar de ello, sólo el 32% considera que la situación económica ha mejorado.

Cuando se pronuncian sobre el apoyo que reciben de la administración los datos son muy parecidos a los del año pasado y en España todavía estamos por detrás de Alemania, Reino Unido y EE.UU. donde los emprendedores aseguran sentirse más apoyados por su gobierno. El 59% de los españoles afirma que las políticas del gobierno no favorecen a las pymes, aunque ese porcentaje se haya reducido desde el 70% registrado en 2015.

Factores en contra y a favor de las pymes

Los emprendedores españoles destacan, además, que factores como un sistema tributario que no favorece a las personas que quieren poner en marcha una empresa (89% con respecto al 88% de 2015); la burocracia gubernamental (87% frente al 89% de 2015); o un sistema educativo que no fomenta las ideas y los sueños personales (84%), influyen en su negocio.

Preguntados sobre qué les ayudaría a crecer, creen que sería positivo reducir los impuestos directos a las empresas (83%); el apoyo financiero o el fomento de los préstamos a las pymes (78%); mayor flexibilidad de las leyes laborales (64%); y la simplificación y reducción de las normas contables (63%).

Líderes entre los que contrataron más personal

Las pymes españolas están al frente de los países incluidos en el estudio en cuanto a creación de empleo, tal y como puede verse en el gráfico. En sus previsiones de contratación para este año, el 50% no tiene prevista ninguna incorporación, frente al 26% que cree que sí ampliará su plantilla.

Además, con un 28%, España es el país cuyas pymes indican con un mayor porcentaje que planean invertir más este año, cinco por encima de estadounidenses y alemanes (23%, en ambos casos). Por su parte, el 46% de los emprendedores españoles tiene previsto invertir en su negocio la misma cantidad que invirtió el año pasado, y 6 de cada 10 declara que dispone de otros ingresos para financiar su proyecto.

Optimismo pese a todo

El porcentaje de emprendedores y pymes españoles que se muestran optimistas con su situación ha pasado del 45% (en 2013) al 63%, lo que supone un avance considerable. Sin embargo el de quienes indican que su situación económica personal es mejor que el año anterior no ha variado y en 2016 sigue siendo del 32%, aunque en paralelo se reduce ligeramente el porcentaje de quienes aseguran estar peor que el año anterior (del 28% en 2015 al 24% en 2016).

El acceso al crédito se ha endurecido. De todos los países del estudio, España es en el que más crece el porcentaje de profesionales que piensan que ahora es más difícil acceder a financiación bancaria, pasando de un 16% en 2015 al 22% en 2016.

En cuanto a las fuentes de financiación alternativas, el 28% indica que ha solicitado un crédito a una entidad financiera en el último año; el 24% ha recurrido a su tarjeta de crédito; y el 17% a familiares y amigos. Sólo el 8% afirma haber recurrido a financiación a través del Gobierno, ya sea nacional o local, y únicamente el 4% de los emprendedores confirma haber utilizado sistemas de financiación colectiva (crowdfunding) o entre particulares (P2P).

 

El impacto del Brexit

Aunque más de la mitad de las pequeñas empresas y emprendedores en los seis países incluidos en el estudio indican que el Brexit no tendrá impacto sobre su negocio, una minoría significativa de pymes británicas (31%) y españolas (29%) sí se muestran preocupadas por los efectos del “sí” a la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Entre los efectos negativos que esperan que el Brexit tenga en su negocio, los españoles mencionan, por ejemplo, una reducción de capacidad para exportar (32%), un incremento en sus costes (30%).

La semana que viene seguiremos entrando en detalle para dibujar el perfil del emprendedor español. Puedes ver toda la información en nuestro microsite del “Estudio del ADN del Emprendedor” de Hiscox.