Cómo el coaching activo puede impulsar a las mujeres en el mundo empresarial

En 2018, el 27% de los puestos directivos de las empresas españolas estaba ocupado por mujeres, según el informe Women in Business 2018. A nivel mundial, según la misma institución, la proporción de empresas sin participación de mujeres en la alta dirección ha descendido de forma significativa, pasando del 34% al 25%.

En cuanto a Reino Unido, 2018 fue un año histórico: el 75% de las empresas cuenta ya con al menos una mujer en los puestos de alta dirección. Una de ellas es Kate Markham, CEO de Hiscox London Market. En este artículo nos explica qué hace Hiscox para promover la igualdad entre géneros en su negocio y por qué el coaching puede ser una herramienta poderosa para las mujeres que desean progresar en sus carreras.

Por Kate Markham

Cuando empecé a trabajar en Hiscox, en 2012, era una de las cuatro mujeres que formaba parte del equipo directivo de Hiscox UK. Las otras siete personas eran hombres. Hasta el momento yo era la única mujer que había alcanzado un puesto directivo. Por supuesto, esta cifra no es representativa en el campo de los seguros, un ámbito especialmente masculino.

La tecnología iguala las oportunidades

Todavía falta mucho por hacer para conseguir la paridad de género, pero el auge de puestos de trabajo especializados en tecnología ocupados por mujeres ayuda a alcanzar esta igualdad. Las antiguas industrias dominadas por el networking cerraban la puerta a muchas mujeres, sobre todo si eran madres trabajadoras.

En mi caso, como madre joven, las tecnologías llegaron en el mejor momento, ya que me permitieron hacer que el trabajo fuera más flexible y que fuera más factible trabajar en cualquier sitio y a cualquier hora. Pero por sí sola la tecnología no es suficiente. Las mujeres necesitamos confianza y valor para dar un paso adelante, en el que nuestras las personas que nos rodean juegan un papel fundamental.

No dejes que otros especulen sobre ti

Lo que he aprendido en los últimos años es que, como mujer, la gente especula sobre ti: cuánto esfuerzo vas a dedicar a tu trabajo y qué puesto tendrás cuando vuelvas de tu baja por maternidad, por ejemplo. Es muy difícil acabar con las especulaciones que tus compañeros hacen sobre ti.

Cuando volví de mi baja por maternidad, asumí un puesto global, para sorpresa de todos, ya que pensaban que preferiría algo centrado en el ámbito nacional. Esto es un claro ejemplo de que la gente hace conjeturas sobre lo que puedes querer hacer. Tras investigar las distancias que tendría que recorrer, vi que viajar un día a la semana, aunque ese día se me hiciese eterno, era algo que podría funcionar para mí tanto en lo profesional como en lo personal. Así me embarqué en una parte muy emocionante del negocio.

Tienes que estar atenta a lo que tus compañeros piensan que vas a hacer y adelantarte a ello. Si sabes lo que quieres, dilo en voz alta. Independientemente del sexo, si eres transparente sobre lo que quieres puedes hacer que la gente deje de hacer suposiciones que limiten tu carrera. Cuanto más comuniques lo que quieres a los demás, mejor.

El coaching activo

Por supuesto, un comportamiento así necesita confianza y una de las barreras a las que algunas mujeres se enfrentan es a la falta de ella. Muchas mujeres me dicen que quieren progresar en su carrera profesional y me cuentan qué tipo de roles les gustaría desempeñar. Me muestran la descripción de un puesto de trabajo con la lista de atributos clave y la experiencia requerida y me dicen que no cumplen con algunos. No he mantenido muchas conversaciones de este tipo con hombres. Creo que podemos ayudar a solucionar esa falta de confianza a través del coaching activo. Si las mujeres saben a dónde se quieren dirigir, podemos trabajar con ellas y apoyarlas durante un periodo de tiempo para asegurarnos de que consiguen las habilidades necesarias para alcanzar el puesto que desean.

La creación de grupos de apoyo

He visto grupos de apoyo entre iguales que trabajan muy bien, donde hemos formado pequeños equipos de mujeres dentro de Hiscox que no trabajan juntas en las mismas divisiones del negocio. En una ocasión, una de esas jóvenes se planteaba pedir un ascenso y llamó a las integrantes de su grupo para pedirles consejo. Ellas le echaron una mano a la hora de solicitar el empleo e hicieron hincapié en sus habilidades. Así, esta joven se sintió preparada y confiada para destacar en la entrevista. Y consiguió el trabajo. Si hubiera pasado por este proceso sin ese apoyo, creo que habría desistido y no habría acudido a la entrevista.

Hay que asegurarse de que las mujeres logran sus objetivos

En Hiscox creemos que tener éxito debería basarse solo en el talento, los valores personales y el esfuerzo. En mi opinión, el coaching se complementa con una relación con un superior inmediato. Ofrecer a las mujeres acceso al apoyo, el coaching, la orientación y modelos en los que inspirarse puede desempeñar un papel decisivo para que logren sus objetivos, sean los que sean.