Vuelta al "cole"

Muchos colegios han reabierto hoy sus puertas tras unas largas vacaciones. Esto significa que ya volvemos a la rutina y dejamos atrás los días de verano.

En nuestro post de hoy nuestra compañera Marta, nos da unos consejos sobre cómo afrontar mejor esta situación.

Volver al trabajo tras las vacaciones es en muchos casos un momento duro y deprimente para mucha gente, pero que se suele considerar como algo normal. Reiniciar ese proceso debería ser un paso más en el transcurso del año y no un viacrucis tortuoso.

Se han dado casos en los que “la depresión postvacacional” crea síntomas iguales a la depresión clínica… insomnio, ansiedad, cansancio, trastornos digestivos y un largo etc. . En esos casos habría que replantearse si debemos permanecer en ese trabajo.  Muchas veces no nos planteamos si lo que hacemos merece la pena, lo hacemos como rutina, y perdemos tiempo haciendo algo que tal vez “no nos gusta”. Ya se ha hablado con anterioridad en este blog de la felicidad; pues el trabajo no tiene por qué ser su antónimo.

Como dijo el sabio… la vida hay que vivirla como si no nos importara repetirla cien o mil veces. El trabajo ocupa casi un tercio de la misma (aplicando la jornada de 8 horas), por lo que debería pasar por el mismo aro.

Mi vuelta a Hiscox está siendo fácil y cómoda, para nada un drama ya que me gusta dónde, con quién estoy y lo que hago. Sería muy bonito que para cualquiera fuese así, pero como no siempre lo es, aquí van algunas ideas para hacerlo más llevadero (aunque el replantearse la vida de vez en cuando sigue siendo lo más sano cuando algo no nos convence y sobre todo cuando nuestro cuerpo y mente nos dicen con malestares varios que no están a gusto):

Antes de las vacaciones  (es un poco tarde ahora para mucha gente, pero espero que os sirva para el año que  viene o para las que os queden por disfrutar):

  1. Mentalízate para desconectar. Esto es importantísimo (mucha gente se lleva el trabajo a “la playa”  y no nota que se ha ido)
  2. Intenta dejar todos los cabos atados y planes B para emergencias previsibles. Todo lo que pase a partir de ahí, se solucionará a tu vuelta de la mejor forma posible.
  3. Disfruta tus vacaciones.

A la vuelta:

  1. De nada sirve llorar, tómatelo con calma y positivismo, o como se decía antes, replantéate tu puesto de trabajo.
  2. Si te gusta tu trabajo pero estás en mala racha, “dale una vuelta”,  márcate objetivos nuevos. El verle diferentes posibilidades te motivará y evitará que caigas en la rutina.
  3. No te olvides de tus horas y días libres. El tiempo de ocio es importante y son tus vacaciones diarias. Además del deporte que tanto se recomienda, el descanso y el tiempo con tus seres queridos son imprescindibles en la receta de una vida feliz.

Simples y eficaces, esperamos que os sean de ayuda.

Feliz vuelta “al cole”.