Una joya en tu desván

¿Estás seguro de que en tu desván no se esconde una joya de millones de Euros?

Hace unas horas saltó a la luz una noticia que ha sorprendido al mundo del arte, en Paris se presentaba una obra cuyo posible autor podría ser Michelangelo Merisi da Caravaggio. Si se llega a confirmar la autenticidad de su autoría, sería la obra 126 de este primer gran exponente de la pintura Barroca.

Sus propietarios descubrieron esta obra  que representa la escena de la biblia Judith decapitando a Holofernes en el 2004, mientras arreglaban una fuga de agua en su desván.  Desde entonces la Administración francesa, siguiendo las recomendaciones del museo de Louvre, congeló cualquier movimiento de esta obra fuera de Francia. La razón: porque si se declaraba auténtica, el Estado francés tendría el privilegio de ser el primero en tantear su compra.

Este descubrimiento no representa un caso aislado. Hace menos de un año, un hombre encontró un Picasso entre las pertenencias de su difunta madre guardadas en el ático de su casa.  La historia de amor que se esconde detrás de este cuadro es digna de una película de Hollywood. Muy resumido, un soldado ruso se lo entregó a su novia polaca (madre del descubridor de la obra) para ayudarla económicamente.  Por lo que se ve, la chica no vendió el cuadro y ha estado en su posesión desde  entonces.   

En el caso de la pintura de Picasso conocemos cómo ha llegado a parar la obra a ese ático, pero en muchos casos la procedencia es una auténtica incognita. Tal y como apunta nuestro máximo responsable de Arte en Hiscox, Robert Read que lleva más de 20 años asegurando arte:

Una de las cosas que más ilusión nos hace en nuestro negocio es cuando re-aparece una obra de arte.  Hay muchas cosas que debemos entender como por ejemplo, cómo se ha descubierto.  En este caso reciente ha sido por casualidad. Una fuga de agua en el lugar de su almacenamiento ha sacado esta joya a la luz.  Pero, ¿de dónde proviene? En el caso de obras tan antiguas como esta, suele ser una historia un poco oscura  y en este caso, no va a ser una excepción. ¿Realmente es un Caravaggio? Como suele pasar en este tipo de situaciones, los expertos no se ponen de acuerdo. Pretender que un grupo de expertos coincidan y lleguen a la misma conclusión es pedirle peras al olmo.  Sin embargo, los expertos más renombrados se han puesto de acuerdo en que el cuadro tiene un enorme valor comercial, unos 120 millones de euros.  ¿Es una estafa? No parece, pero con estas cosas nunca puedes estar seguro. Otra duda que me viene a la mente es ¿por qué ha estado  tanto tiempo oculta en un desván? Si me preguntas a mí, creo que dada la temática del cuadro, ha estado fuera de la vista de los más pequeños para que no causarles pesadillas. “

¿Cuántas  obras u objetos valiosos quedarán aún por descubrir y están ocultos en desvanes y sótanos? Nosotros en Hiscox ya hemos descubierto auténticas joyas en trasteros. La mayoría de las veces sus propietarios  ni siquiera son conscientes del valor del objeto: primeras ediciones de cómics, ediciones especiales de muñecas, juguetes, etc. pueden tener un valor incalculable (algunos ejemplos aquí) y su propietario ni siquiera conoce su existencia.

Durante una de las visitas a la casa de uno de nuestros asegurados, vimos un bastón que a primera vista parecía que carecía de valor. Sin embargo estaba hecho de una madera rarísima, lignum vitae, y su valor ascendía a más de 750€.

Otro objeto de valor que encontramos arrinconado en un desván es  un escudo Zulu éstos suelen tener un valor de 315€, pero el que encontramos había pertenecido a un anciano miembro de la tribu y su coste asciende a entre unos 5.000 a 6.000€.

No sabemos si finalmente este Caravaggio será auténtico o no y si lo es, tal vez se exponga próximamente en la Exposición Caravaggio y los pintores del Norte en el Museo Thyssen. Mientras tanto, ¿por qué no miras en tu trastero para ver si hay alguna joya escondida?.

Te dejamos nuestros Top 5  antigüedades  que encontramos en áticos:
  1. Coches de juguete: Hay mucha demanda de este tipo de juguetes. Sobre todo, de los modelos más antiguos.
  2. Muñecas: Las subastas de muñecas de Barbie demuestran que los modelos fabricado en los años sesenta y setenta pueden costar mucho si aún están almacenadas en su caja original
  3. Peluches: Sobre todo aquellos fabricados por la empresa alemana Steiff. Versiones antiguas y modelos raros como por ejemplo que tengan una tipo en concreto de almohadillas de felpa, o cosidas de una forma en particular, pueden tener mucho valor.
  4. Sellos. Las personas heredamos mucha correspondencia cuando nuestros allegados mueren. Esto puede incluir sellos que ahora se han convertido en objetos de colección.
  5. Marcos. Inspecciona los cuadros con detalle. A veces un marco puede valer más que un cuadro. Hay intermediarios específicos que no venden otra cosa que marcos de cuadros.