Monuments Men: Peritaje de obras de arte, ayer y hoy

La última película de George Clooney, Monuments Men, cuenta la verdadera historia de un grupo de profesionales del arte, encargados de recuperar obras de arte robadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

El sabotaje de obras de arte más importante en tiempo de guerra

Los “Monuments men” eran en realidad 345 hombres y mujeres llegados de 13 países diferentes reclutados durante la Segunda Guerra Mundial por la misión MFAA (Monuments, fine arts and archive program) dedicada a la restitución de objetos culturales dentro de las zonas de conflicto. Estas personas no eran soldados, si no galeristas, profesionales del arte o incluso arquitectos que arriesgaban sus vidas para salvar los bienes culturales y los devolvían a sus propietarios.

George Clooney dice en la película “Si destruimos estas obras de arte, destruimos una parte de la historia

Después de 1949, el Estado francés conserva aún obras de arte encontradas durante la Segunda Guerra Mundial. Conservadores y otros miembros del CIVS (Comisión de indemnización de víctimas de expoliación),  insisten todavía hoy en continuar buscando a los propietarios de más de un centenar de obras robadas por los nazis.

Algunas obras reaparecen igualmente decenas de años más tarde. El último hecho de estas características hasta la fecha, el descubrimiento de 150 cuadros confiscados por los nazis en el apartamento de un octogenario en Munich.

Gracias a los “Monuments Men” una parte de las obras de arte robadas pudieron ser salvadas pero hoy en día continúan las tareas para encontrar más tesoros.

La preservación actual de los bienes culturales

Hoy en día, el mercado del arte y de los museos no cesan en su afán de poner el arte en el centro del mundo contemporáneo, a través de exposiciones pero también de importantes adquisiciones en  ferias, compra por internet, etc.

El número de apasionados por el arte no deja de crecer así como el valor de las obras  (ejemplo claro es  la reciente venta de un tríptico de Bacon por 105, 7 millones de euros). La preservación del patrimonio cultural es a día de hoy una apuesta tanto para el Estado como para los particulares. De hecho el patrimonio artístico  de los coleccionistas privados representa una parte cada vez más importante de su patrimonio global.

Por esto es importante contar con una red de profesionales especialistas para preservar estos bienes culturales. Tanto para los coleccionistas como para todos los actores que entran en juego en el mercado del arte y  esto comienza con la elección de una aseguradora especialista que tenga un gran conocimiento del mundo del arte.