Año Nuevo, Contraseña Nueva

Con el estreno del nuevo año, serán muchos los propósitos que nos plantearemos, tanto en nuestro ámbito personal como laboral. Desde Hiscox os animamos a que añadáis un nuevo deseo a los clásicos “hacer más ejercicio” o “aprender un nuevo idioma”: actualizar tu contraseña.

Aunque no hace mucho se insistía en el ámbito profesional a cambiar las contraseñas hasta con una frecuencia mensual. La realidad nos dice que esta “exigencia” deriva en que, por comodidad, terminemos utilizando contraseñas cada vez más simples. Así, los expertos ahora aconsejan hacerlo cada 6 meses o una vez al año, si creemos que nuestra contraseña es robusta. Ciclos que podrían reducirse si creemos que esta ha podido verse expuesta a un robo, si reutilizamos la misma clave en diferentes plataformas, o si la hemos compartido con alguien.

Si te encuentras en alguno de estos casos, o tu contraseña es débil o ha pasado más de un año desde la última vez que la cambiaste, con la llegada del nuevo año es el momento perfecto para actualizarla.

Muchas compañías disponen de una guía de estilo para elaborar contraseñas que dan acceso a los sistemas e información de la empresa, si no es tu caso, puedes seguir estas 5 recomendaciones:

  • No utilizar contraseñas ya usadas con anterioridad

  • No incluir partes de tu nombre, ni de ningún familiar (información disponible fácilmente en internet o redes sociales)

  • Tener una longitud mínima de 10 caracteres.

  • Intercalar caracteres en mayúsculas y minúsculas

  • Incluir al menos un número y un símbolo

Además, en la medida de los posible intenta evitar la secuencia: mayúscula, minúsculas, número y símbolo. Es la más habitual. Y en el caso de incluir una serie numérica, que no sea de números consecutivos (por ejemplo, “123") ni la ubiques al final de la contraseña.

Y dos consejos más:

PassPHRASE vs. PassWORD

La mayoría de las contraseñas de 10 caracteres se pueden descifrar en cuestión de horas, cada vez es más común considerar utilizar una combinación de tres o más palabras aleatorias (passphrase), preferiblemente compuestas como mínimo de cuatro letras (por ejemplo, caballo, batería, grapas).

Estos modelo de contraseña son generalmente más difíciles de descifrar que las contraseñas de una sola palabra (password), y además son más fáciles de recordar que una contraseña compleja que combine caracteres, números y símbolos.

Utiliza un administrador contraseñas

A través de estas herramientas podrás gestionar todas tus contraseñas de una manera muy sencilla, además de crear nuevas.

La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) de INCIBE proporciona información y soporte necesario para evitar y resolver los problemas de seguridad que pueden existir al navegar por Internet. Y en su área de recursos recopila algunas de las herramientas o apps más eficaces.

Recuerda, antes de marcharte de vacaciones dedica un instante a dejar tus contraseñas apunto para entrar y afrontar 2020 con una mayor protección. El primer paso puede ser comprobar la robustez de tu clave actual, en este website de Kaspersky podrás testarla y descubrir cuanto tiempo tardaría un ordenador común en descifrarla.