10 consejos para cualquier tipo de emprendedor

Emprender tu propio negocio puede ser abrumador especialmente, si es tu primera vez.

Puede resultar complicado averiguar dónde prestar más atención sobretodo, cuando hay millones de cosas que atender a la vez. A continuación te dejamos unas pautas para que nada se te escape de las manos.

  1. Mejora y redefine constantemente tus productos y servicios. Las pymes no suelen tener una imagen de marca asociada a sus productos y servicios. Es importante asegurarse de que la calidad esté continuamente bajo revisión para poder construir una reputación basada en una calidad superior.
  2. Si vas a prestar un servicio, asegúrate de que te pagan de antemano. Realizar un trabajo para un tercero va asociado a riesgos de los cuales puede implicar no recibir una compensación por los servicios prestados. Para mitigar la potencial pérdida de ingresos, exige a tus clientes que abonen parte de la factura antes de ponerte manos a la obra.
  3. Ten presencia en Internet. Tener una página web es la mejor forma de facilitarles a tus clientes información sobre tu negocio por si no quieren contactarte por teléfono o acudir a tu tienda. Asegúrate de que tu web incluye detalles sobre los productos y servicios que ofreces, datos de contacto y una dirección física para que puedan localizarte.
  4. Implícate en redes sociales-comparte valor con tus clientes. Está demostrado, que las redes sociales representan una gran oportunidad para que las empresas conecten con los clientes actuales y potenciales. La mejor forma de establecer una relación es compartir información sobre las actuales ventas y los nuevos productos o contratos que se cierran además de información útil relacionada con tu sector.
  5. Guarda todo por escrito. Emprender un negocio con un familiar o un amigo puede ser una gran idea y tal vez lo sea, pero no puedes predecir qué va a ocurrir en unos meses o años. En caso de disputa con tu pareja tanto a nivel profesional como empresarial, la situación puede complicarse mucho si no hay un contrato de por medio que especifique quién tiene derecho sobre qué partes del negocio.  Siempre viene bien tener en cuenta esta posibilidad antes de emprender un camino conjunto.
  6. Mantente positivo. Los obstáculos pueden aparecer a lo largo del camino y siempre cuando menos te los esperas. El estrés que sufras puede repercutir negativamente en tu negocio. Debes mantener una actitud positiva y predicar con ejemplo frente a tus empleados. Asegúrales siempre que todo va a ir bien.
  7. Pide referencias. Si los consumidores disfrutan de tus productos o servicios, estarán predispuestos a recomendar tu negocio a un amigo. Crear un programa de incentivos para aquellos que te recomiendan puede ayudarte a difundir el nombre de tu empresa a la vez que aprovechar los contactos de tus clientes.
  8. Pide consejos. Montar una empresa conlleva mucho trabajo así que no te asustes y déjate asesorar por quienes hayan estado en tu misma situación en el pasado.  Estas personas te pueden ayudar a no cometer errores en tu pyme que ellos hayan cometido en el pasado, ahorrándote dolores de cabeza y posibles pérdidas de capital.
  9. Protégete. Comenzar una actividad empresarial desde cero es arriesgado sobre todo, cuando estudias las posibles demandas que te pueden interponer por responsabilidad civil o lesiones. Contratar un seguro para pymes te ayuda a estar tranquilo y centrarte en lo que realmente importa, tu negocio.
  10. Mantén la confianza. No importa el sector en el que operes. Conseguir que tus clientes estén contentos es tu principal meta. Realizar las entregas en los plazos establecidos, facilitar productos  que sean coherentes o cumplir con el horario comercial de tu negocio, transmite confianza.