¿Cómo deben conservarse las obras de arte y las antigüedades? Parte I

Recién adquirido un cuadro, ¿qué se debe tener en cuenta a la hora de colgarlo?

  • Elegir un lugar adecuado, alejado de fuentes de calor y de la luz directa del sol.
  • Evitar colgarlo en las paredes exteriores de su vivienda, pues la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior podrían provocar condensación en la parte posterior de los cuadros.
  • Fijar los marcos con seguridad, utilizando anclajes adecuados.
  • Nunca se deben colgar las obras a la altura de los respaldos de sillas, y se deben instalar topes para las puertas en el suelo.

¡Cuidado con la temperatura, la humedad y la iluminación!

La conservación de determinadas obras requiere una temperatura y humedad estables. Una alteración repentina en la temperatura puede causar más daños que la exposición constante a una determinada temperatura. Cuando la madera se expanda a consecuencia de un cambio de temperatura, también lo hará el lienzo. Son esos movimientos los que pueden producir daños en la pintura.

Por eso aconsejamos que:

  • La temperatura máxima no debe superar los 20º y la humedad adecuada debe estar entre el 40% y el 65%.
  • Las pinturas al óleo con revestimiento de cera no deben exponerse al calor del sol. Asimismo, debe evitarse su exposición a una luz artificial intensa, siempre por debajo de 150 lux.
  • Los rayos UV podrán, incluso en un periodo corto de tiempo, dañar ciertos colores.
  • Si se va a colgar una pintura al agua en un lugar donde reciba luz solar, es bueno instalar cristales con filtro solar UV.

¿Qué hacer si las obras están guardadas o almacenadas?

  • Apilar los cuadros siempre marco contra marco.
  • Guardar las obras de arte a una altura mínima de 10cm sobre el nivel del suelo, de esta forma, se evitará daños a las obras en caso de un escape de agua.

Si se va a abandonar el domicilio durante una temporada larga, quizá habría que considerar trasladar las obras a un almacén especializado. Si se decide por el contrario mantener las obras en el domicilio hay que tener en cuenta que la luz ultravioleta es uno de los principales enemigos de las obras de arte, cubrirlas ayudará a evitar los efectos nocivos de la luz.

¡Cuidado con el transporte!
La mayoría de los daños a obras de arte se producen durante su transporte desde las salas de subasta o galerías hasta el domicilio del propietario, o incluso cuando se mueven las obras dentro de la propia vivienda. Es conveniente contar con especialistas a la hora de embalar, transportar y almacenar obras de arte y consultar por adelantado acerca del tratamiento que se va a dar a cada objeto. No hay que olvidar informarse acerca del seguro con que cuenta el transportista, embalador o compañía especializada en almacenamiento de obras de arte que va a tratar sus obras.

La mejor protección de obras de arte y objetos de valor pasa por un cuidado adecuado, en caso de duda, hay que acudir siempre a un experto que pueda asesorar y recomendar la opción más conveniente para cada objeto y situación.