Seguros profesionales para ingenieros

Los seguros profesionales para ingenieros son tan importantes como la formalización de las pólizas para el hogar o el coche. La única excepción es que, mientras las segundas se firman de manera automática y prácticamente inconsciente (previa revisión de las condiciones), los primeros se encuentran en una posición de notable desconocimiento. Aunque no desarrollen proyectos, estos profesionales pueden incurrir en daños a terceros con cualquier procedimiento derivado del ejercicio de su actividad laboral, incluso, por la simple elaboración de un informe. ¿Por qué y para qué es útil contar con un seguro de responsabilidad civil para ingenieros?

La repercusión de la ingeniería: razones para tener seguro profesional

Entendiendo la responsabilidad civil profesional como la obligación de responder ante terceros por los daños derivados del ejercicio de la ocupación laboral, cabe destacar que el sector de la ingeniería es uno de los que pueden salir peor parados en casos de negligencias. No en vano, todos sus ámbitos de actuación están relacionados con la mejora de su entorno.

Sistemas, aeronáutica, química, industrial, eléctrica, de sonido… En todos los campos, tanto los ingenieros que trabajan por cuenta propia como los que están empleados en grandes compañías o en la Administración son susceptibles de cometer errores durante el ejercicio de su profesión y, en consecuencia, de rendir cuentas ante los afectados.

Para protegerse de estas posibles negligencias, estos profesionales técnicos cuentan con el denominado visado colegial. Se trata de una garantía, emitida por la entidad profesional correspondiente, y la primera barrera de respaldo para los ingenieros que avala:

  • La identidad del experto y su pertenencia a un colegio profesional.
  • La adecuación de su proyecto a las normativas vigentes y su viabilidad.
  • La asunción de la responsabilidad derivada.

La responsabilidad civil profesional del ingeniero

Los daños producidos durante el ejercicio de la actividad de estos profesionales pueden encontrarse en una redacción errónea del proyecto, en un defecto en su desarrollo o en otras negligencias de carácter más grave. La responsabilidad civil de todos estos errores recae, en principio, en el causante de los mismos y deberá responder con su patrimonio frente a terceros. Aunque no sea autónomo, tanto la empresa privada como la Administración pedirán cuentas al responsable.

Ante esta situación, además del visado, la formalización de una póliza adicional es la solución más inteligente. Pero siempre que las coberturas queden bien definidas y sean acordes a las particularidades de cada actividad. En Hiscox, contamos con un seguro RC profesional adaptado a más de 150 ocupaciones. Revisa nuestras condiciones, ponte en contacto con nosotros y empieza a trabajar con tranquilidad sin poner en riesgo tu reputación, tu patrimonio y la seguridad de todo tu entorno.

Consulta nuestro seguro RC profesional