Seguros para arquitectos: cómo mantener un estudio protegido

En el desarrollo de su actividad profesional, los arquitectos están expuestos a diferentes riesgos que no solo ponen en peligro su integridad personal, sino también la de sus propiedades, proyectos y clientes. Como consecuencia, a la hora de poner en marcha su negocio, estos técnicos deben tener en cuenta, entre otras cosas, la necesidad de contratar seguros para arquitectos que protejan su despacho o estudio tanto de accidentes materiales como de todos aquellos relacionados con terceros. Solo si cuentan con una buena póliza, podrán salvar posibles eventualidades y sus consecuencias negativas para el negocio.

La responsabilidad de los arquitectos en el ejercicio de sus funciones suele ser una de las grandes desconocidas de todas las características de esta profesión. Y, al mismo tiempo, es la raíz de muchos de sus quebraderos de cabeza. Los arquitectos deben responder ante las reclamaciones de sus trabajos y proyectos hasta diez años después de su acometida. Pero incluso antes de poner en marcha cualquier proyecto o durante su revisión con promotores o clientes, ¿qué necesitan proteger? Te contamos cuáles son los seguros para arquitectos imprescindibles para el desarrollo de su carrera profesional.

La protección a terceros: seguros de responsabilidad civil general para arquitectos

El estudio o la oficina en la que los arquitectos y su equipo realizan sus tareas diarias necesita estar libre de riesgo o, al menos, cubierto ante posibles incidentes. En épocas de mucho trabajo, el paso de clientes por el local es incontrolable, de la misma manera que lo son las posibles caídas, tropiezos o cualquier otro accidente que afecte directamente a las personas que lo visiten. Por ello, en el momento de abrir sus puertas al público, necesita contar con el respaldo de un seguro de responsabilidad civil para empresas.

Con este tipo de póliza, la persona a cargo del negocio (en este caso, el arquitecto) queda libre de responsabilidad ante cualquier daño involuntario cometido contra cualquiera de las personas que se encuentren en el local (aunque sea de manera puntual): clientes, asalariados, personal de servicios, vecinos, etc. Un ejemplo de este tipo de seguros para arquitectos es el RC General de Hiscox, especialmente creado para ayudar a los profesionales a enfrentar las denuncias de terceros no derivadas de errores profesionales.

Seguros para arquitectos para cubrir los daños materiales

La avería de un ordenador por una subida repentina de tensión, una tubería colapsada, un fallo en la calefacción, robos, inundaciones… Los locales de los estudios arquitectura tampoco están libres de riesgo y también necesitan protección. De no ser así, el ritmo y los resultados de sus inquilinos pueden verse seriamente comprometidos. Por ello, existen pólizas destinadas a proteger el contenido y el continente de la mayor parte de los negocios.

Con las opciones Multirriesgo y Todo Riesgo, el seguro para arquitectos Hiscox Daños Materiales cubre todo tipo de eventualidades que se pueden producir en el interior de la oficina. ¿Eres arquitecto y no sabes cómo debes proteger tu negocio? Ponte en contacto con el equipo de profesionales de Hiscox y te ayudarán a elegir la mejor póliza.

Informarse sobre Hiscox Daños Materiales