26 de abril, Día Mundial de la Propiedad Intelectual

Desde el año 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas celebra anualmente esta efeméride, que tiene como objetivo poner en valor la función social y económica de los derechos de propiedad intelectual. Es un día para recapacitar y poner de relieve el papel de las marcas, los derechos de autor o los diseños industriales, que permiten obtener reconocimiento o ganancias por invenciones o creaciones.

Estos derechos pueden ser de dos ámbitos. Por un lado morales, donde se reconocen la condición de autor, y se exige respeto a la integridad de la obra y la no alteración de la misma. O de carácter patrimonial: aquellos relacionados con la explotación de la obra, ya sea el derecho del autor para autorizar o prohibir el uso de su obra, o derecho de remuneración o compensatorios que obligan un tercero a pagar una cantidad determinada por el uso o reproducción de una propiedad intelectual.

Como cualquier otro derecho, en ocasiones puede verse vulnerado, ya sea por una persona física o enmarcando esta vulneración en el ámbito de una actividad económica o profesional. La violación de los derechos de propiedad intelectual, se encuentra entre los cinco riesgos asegurables más comunes, junto con daño o pérdida accidental, robo, negligencia, e incumplimiento del deber de diligencia. Según los datos de nuestro estudio ADN del Emprendedor 2017, está aumentando la preocupación para protegerse frente a posibles demandas de esta naturaleza. La proporción de pymes y emprendedores que disponen de dicha cobertura a nivel mundial ha aumentado del 19% al 23%, llegando al 25% en el caso de España.

Nuestra protección ante la vulneración de derechos de propiedad industrial y derechos de autor, cubre las demandas relacionadas con el presunto incumplimiento de patentes, marcas registradas, derechos de propiedad industrial, incumplimiento de derechos de autor, y derechos de la propiedad intelectual. Una cobertura que en Hiscox incluimos en nuestros seguros de Responsabilidad Civil Profesional y de Responsabilidad Civil D&O, Administradores y Directivos, para que, en caso de infracción, nuestros asegurados cuenten con la protección legal necesaria para poder hacer frente a estas reclamaciones.