Nuestros top 6 siniestros navideños

¿A qué riesgos nos exponemos en nuestro hogar durante estas fechas?

Las Navidades son una época para estar feliz y disfrutar de los amigos y la familia. A veces, las cosas se tuercen porque cometemos excesos con la comida, bebida, jugamos con los regalos, la decoración navideña y sin querer, puede suceder un accidente.

Según un reciente estudio de la empresa de marketing colaborativo, trnd, los españoles nos gastaremos estas Navidades 2014 más dinero en comida y bebida,  seguido de artículos de moda y complementos, electrónica, juguetes y artículos deportivos. En resumidas cuentas, la época navideña implica más objetos en el hogar que están expuestos a una pérdida.

Las luces y las velas que por descuido no apagamos, pueden aumentar  en gran medida el riesgo de producirse un incendio. Pero las llamas no son los únicos causantes de desastres en el hogar. Descubre cuáles son los principales factores de riesgo en la guía que publicamos la semana pasada: Unas navidades seguras y sin riesgos”.

Hoy, además, queremos compartir con vosotros unos casos de siniestros que nuestros clientes nos han reclamado en anteriores Navidades.

  •  Mascotas: el dueño no se percata y un gato curioso decide trepar por el árbol de Navidad. El árbol comienza a tambalearse y se cae encima de una mesa. No sólo se rompe la mesa, también los vasos de champán carísimos que estaban encima de ella.
  • Prevenir sin éxito: un asegurado decidió crear un ambiente festivo más tradicional y decoró el árbol de Navidad con velas. Consciente del riesgo al que se exponía, llenó un cubo con agua y lo colocó detrás del árbol por si acaso. Lamentablemente el árbol se quemó. El asegurado no pudo utilizar el cubo que había preparado porque las llamas le obstruían el paso.
  • El ladrón de juguetes: un ciudadano dejó las compras navideñas para última hora. Tras acabar las compras decidió hacer una parda en el bar antes de ir a casa. Mientras disfrutaba de unas cañas, le robaron todos los regalos del coche.
  • Intrusos navideños: una ardilla se coló por la chimenea causando estragos en el salón del cliente mordiendo algunos muebles. Cuando el dueño se percató del pequeño intruso, soltó al perro para que lo persiguiera. Durante la persecución los animales destrozaron los regalos y el árbol de Navidad.
  • Equipo eléctrico: el año pasado el día de Nochebuena,  una familia tuvo suerte al poder escapar de un fuego que se originó por  un enchufe sobrecargado. Como de costumbre, antes de irse a la cama, el padre de familia enchufó su teléfono móvil para cargarlo. La familia se despertó pronto por la mañana con el ruido de la alarma anti incendios que había saltado y tuvo tiempo de salir de casa.

Estos sólo son unos ejemplos de siniestros que han sucedido en Navidades. ¡Disfrutad al máximo de estas fiestas! y por favor, tomad todas las precauciones necesarias para no sufrir ningún percance.