Una fiesta de Navidad en la empresa sin incidentes

10 Diciembre 2021
By:
Hiscox España
Hiscox España

Ya está aquí la época de comidas y cenas de Navidad. Es la ocasión en la que los dueños, gerentes o directivos de una empresa aprovechan para agradecer a sus profesionales el esfuerzo y trabajo, especialmente en un momento como el actual, marcado aún por la pandemia. También es una buena oportunidad para crear equipo y fortalecer las relaciones entre compañeros.

La comida o cena de Navidad es una de las citas más destacadas y divertidas en la agenda de una compañía, pero también puede convertirse en un momento tenso en el que, en cualquier instante, pueden saltar chispas. Es importante que los líderes se aseguren de que los empleados están disfrutando del momento pero, además de garantizar todas las medidas de seguridad que requiere la coyuntura sanitaria en la que nos encontramos, deben controlar que la situación no se vaya de las manos.  A continuación hablamos sobre algunos  consejos a poner en práctica para que la velada transcurra sin incidentes.

1. Antes del evento, es recomendable enviar un correo electrónico a los empleados recordándoles que los códigos de conducta y protocolos de seguridad de la oficina también deben aplicarse a este tipo de eventos, aunque no tengan lugar en el propio espacio de trabajo.

2. El ingrediente secreto para una magnifica velada no es una gran cantidad de alcohol, de hecho, puede ser un factor detonante de discordia ya que si varias personas se sobrepasan con la bebida el resultado puede ser una bomba de relojería con insultos, destrozos y tal vez una costosa demanda judicial. Por eso, es importante vigilar que nadie se pase de la raya con la bebida. Recuerda: el organizador del encuentro se hace responsable de la seguridad de sus trabajadores, por lo que una buena medida de control, puede ser la de recoger las llaves de las personas que hayan venido en coche antes de que comience la comida/cena.

3. Predicar con ejemplo. Es aconsejable que los superiores ayuden a las personas a sentirse relajadas en este tipo de actos, pero también tienen que ser conscientes de que su figura es un ejemplo a seguir. Así que si los empleados ven descuidos con las medidas de seguridad, los límites desaparecen al establecer estos precedentes, enviando el mensaje de que todo vale.

Pero, si a pesar de todo, las cosas se van de las manos, la tranquilidad está garantizada para aquellos que dispongan de los seguros adecuados para empresas, profesionales y oficinas. En cualquier caso, no hay que bajar la guardia, ni de manera personal ni con los trabajadores. Asegurarse de que nadie beba más de la cuenta, sobre todo si van a coger el coche y, para garantizar la tranquilidad, confirmar que se cuenta con todos los seguros necesarios en relación a la actividad empresarial.

El “jefe” debe trata de pensar como un jefe de casino. ¡Que todo el mundo se divierta, mientras va apilando fichas a su favor!