¿Comprarías un cuadro por internet?

En vista de que los consumidores se sienten cada vez más cómodos a la hora de comprar arte basándose únicamente en una imagen digital, queremos centrarnos hoy en saber si la tecnología podrá generar alguna vez el mismo nivel de confianza que se puede obtener viendo las piezas directamente en una galería.

¿Comprarías una obra de arte sin ver primero el original? ¿Hasta qué punto es importante poder ver las capas de óleo o acuarela que se han utilizado para crear la pieza? ¿Confiarías en cómo puede quedar en tu pared simplemente viendo imágenes en una galería online a través de tu teléfono móvil?
 
El Estudio sobre el Mercado del Arte Online 2016 revela que los consumidores ya no recelan a la hora de comprar una obra de arte basándose únicamente en una representación digital de la misma. Las mejoras tecnológicas, junto con el aumento de la confianza de los consumidores en las galerías online, favorecieron que el 92% de los compradores a través de internet manifestaran que probablemente volverían a comprar online durante los próximos 12 meses.

Sitios web  como los de Artsy, Paddle8 y Artspace compiten ya con las casas de subastas tradicionales como Christie’s y Sotheby’s en un mercado online cuyo valor estimado para 2020 podría situarse en casi 8.500 millones de euros.

Una tecnología más sofisticada ha facilitado que la gente se convierta en coleccionista”, comenta Whitney Hintz, conservador de la colección de arte Hiscox, que, con el paso de los años, ha reunido más de 1.000 obras de autores que van desde Francis Bacon a Keith Coventry o Gavin Turk. “La información está también mucho mejor documentada lo que significa que la gente puede comprar de una forma más democrática”.

Cerrando la brecha

Las galerías de arte online art galleries están dispuestas a cerrar la brecha entre el mundo digital y el físico. Saatchi Art ha creado una app que ha recibido varios premios y que utiliza software de realidad aumentada para conseguir algo nunca visto antes, permitir a los clientes ver una obra de arte en su propio salón antes de comprarla.

Fuimos la primera galería de arte online en ofrecer este tipo de tecnología de realidad aumentada”, comenta Rebecca Wilson, conservadora jefe en Saatchi Art.

Saatchi Art quiere ayudar a quienes no están familiarizados con la jerga técnica del mundo del arte y no piensan en términos de dimensiones, a visualizar cómo una obra en particular podría quedar a escala en su pared. “Esto lo conseguimos con nuestra función ‘Vista en una habitación’ disponible tanto en nuestro sitio web, como en nuestra aplicación móvil”, dice Wilson.

Saatchi Art permite a los artistas subir sus propias imágenes de sus obras, a la vez que mantiene un criterio exigente en la selección de éstas, además de asegurarse de que las imágenes tienen un mínimo de 1.500 píxeles de ancho y un tamaño mínimo de 150 ppp (puntos por pulgada) para que se vean con la mayor calidad posible en monitores y pantallas digitales.

Todo se basa en la confianza

Aunque el aumento de la información y de la calidad de imagen pueden ayudar a hacer que los compradores se sientan cómodos, ¿qué parte juega la confianza cuando decidimos comprar una obra de arte a través de internet? Para Hintz, la confianza en la fuente de la información es imprescindible.

“Aunque la tecnología definitivamente ha mejorado, creo que todavía queda camino por recorrer antes de que las ferias de arte online sean lo normal. Compro arte online pero tiendo a hacerlo de artistas a quienes ya conozco y cuya obra he visto en persona”.

Hintz explica que si ella no está familiarizada con el artista, tiende a guiarse por medios como la fotografía o una litografía, “porque están mejor representados digitalmente. Además, y esto es importante, no suelo gastar tanto en esas piezas como lo haría en otras”.

Wilson cree que el aumento de la visibilidad a través de Internet está ayudando a los compradores a sentirse más seguros: “Con coleccionistas que compran desde Instagram y personas que están descubriendo artistas en todo el mundo a través de las redes sociales y las galerías online, los artistas pueden aumentar su exposición de manera espectacular, también a nivel internacional, lo que lleva a conseguir ventas, así como a recibir invitaciones para participar en exposiciones donde la gente pueda ver sus obras en persona”.

Antes de comprar

A medida que el mercado de arte online ha crecido, hay más formas que nunca de descubrir, ver y comprar arte nuevo. Pero ¿supone esta proliferación que la industria queda expuesta al error y a obras potencialmente defectuosas? Y ¿cómo se garantiza que estoy comprando el producto de mejor calidad, sin nisiquiera haberlo visto en persona?

Hintz y Wilson nos ofrecen sus principales consejos:

  1. Hacer tantas preguntas como sea posible sobre la obra, la mayoría de las galerías online tienen conservadores y asesores que pueden responder a todas tus consultas
  2. Asegúrate de que haya un informe sobre la situación global de la obra y una garantía, ya que sin ellos nunca puedes estar seguro de si lo que lo que estás comprando es auténtico
  3. Asegúrate de que haya una política de devolución, en caso de que la obra no sea como se describe
  4. Ajusta la configuración de tu ordenador para mostrar la  máxima gama de colores cuando estés mirando imágenes de una obra o su coloración podría diferir del original
  5. Al igual que con cualquier obra de arte, eligela porque te enamora
  6. No gastes demasiado dinero en compras online a menos que conozcas al artistas o tengas muy buena relación con una galería online