9 razones por las que las pymes fracasan

Descubre porque fracasan las pymes en los primeros tres años de vida.

Según  los últimos datos proporcionados por Spain Startup sólo una de cada diez empresas que se crean no superan los tres años de vida ¿Por qué sucede esto? y aún más importante, ¿qué podemos hacer para que no fracase nuestro negocio?

Uno de nuestros consultores han detectado cuáles son las 9 debilidades más relevantes que tienen las empresas y qué hacer para que no suceda en tu negocio.

1. Falta de efectivo

La “pasta  es la pasta” sin dinero no hay nada que hacer. Es de vital importancia que cualquier pyme tenga un plan para el cobro de facturas.
Incluso las empresas de mayor éxito se pueden encontrar en apuros si tienen facturas pendientes de pago.

2. Sin plan

Todas las empresas necesitan un plan de negocio. Tu empresa debería tener un plan que puedas cumplir en los próximos 12 meses.

Debería estar por escrito y puesto en conocimiento de las personas involucradas directamente en el negocio.

3. Falta de una propuesta de valor clara

Si no eres claro en cómo te diferencias o eres mejor que la competencia, ¿cómo esperas que tus clientes lo sepan?

Sé proactivo y averigua el valor real que ofreces y te diferencia de otros en tu mercado.

4. No dependas de uno o dos grandes clientes únicamente

Sucede muy a menudo que las startups se relajan en cuanto tienen una o dos grandes cuentas. La razón es que a veces piensan que no tienen capacidad para gestionar clientes más pequeños. Otras veces la razón es cómodo parar la actividad de marketing porque se considera suficiente el servicio al cliente que ya se tiene. Pero, ¿qué sucede si ese cliente se marcha?

No dejes de lado las labores de marketing e intenta cultivar una amplia base de datos para no quedarte “vendido” en caso de que ese cliente estrella te abandone.

5. Falta de una plataforma de marketing

En el punto cuatro hemos incidido en la necesidad de realizar labores de marketing, pero muchas empresas no tienen una plataforma para ello. Piensan que simplemente con abrir una oficina y colgar un cartelito ofreciendo sus servicios es más que suficiente. Craso error.

Averigua  qué plataformas  pueden ser las más interesantes y beneficiosas para tu negocio y utilízalas. No intente estar en todas a la vez, lo mejor es centrarse en una o dos.

6. Falta de análisis de datos

Es erróneo pensar que al tener un negocio pequeño, no tienes suficientes datos. Cualquier empresa independientemente del sector, puede recoger y analizar datos. Ya sea la tasa de conversión de su página web o contar el número de personas que entran en tu negocio y luego lo comparas con los que finalmente han comprado.

Aconsejamos volver al plan de negocio que estás redactando y revisar qué indicadores vas a utilizar para medir el avance hacia tus objetivos.

7. No trabajar con los datos del mercado.

A menudo los dueños de las pymes deciden que saben mucho sobre los gustos de sus clientes y se niegan a escuchar a lo que realmente están diciendo los consumidores. Si no estás recogiendo datos y luego actuando según lo que indican las investigaciones de mercado, estás condenando tu empresa al fracaso.

Haz un estudio de mercado regularmente para determinar qué quieren tus consumidores y esboza un plan para actuar según esa información.

8. Mala gestión

El liderazgo comienza arriba. Sin embargo hay muchos dueños de negocio que no pueden delegar ni en el más mínimo detalle en sus empleados. El líder que se encarga de buscar por ejemplo un tóner para la impresora o limpia el frigorífico no está centrado en actividades más importantes.

Debes formar un equipo de confianza en el que puedas delegar para que te puedas centrar en lo realmente importante para tu negocio.

9. Falta de medidas de seguridad para datos o copias de seguridad

Si alguna vez has tenido algún problema con tu ordenador o has perdido tu teléfono móvil, entenderás lo catastrófico y molesto que es. Ahora imagina que pierdes todos los datos de tu empresa e imagínate el caos si los datos de tus clientes son hackeados o robados. Podría acabar con tu negocio.

No pienses que esto no te puede pasar a ti. En su lugar ten listo un plan de seguridad y hacer periódicamente una copia de seguridad de tus datos.

Fuente