5 trucos para ser más creativo

¿Cómo desarrollamos la creatividad y rompemos los esquemas?

Parece que dirigir una pequeña empresa no da margen a la creatividad. Un jefe debe tener la cabeza fría para poder tomar decisiones racionales. Sin embargo, hay muchos retos que te van a surgir y que debes afrontar de una forma más creativa, como por ejemplo: cómo crecer, cómo competir, dónde va a estar mi negocio en cinco años etc. Este tipo de situaciones te obligan a ser más creativo e innovar.

Entonces, ¿cómo desarrollamos la creatividad  y rompemos los esquemas? Además de leer un manual sobre cómo ser más creativo, se debe tener en cuenta que la creatividad, al igual que un idioma, se puede aprender.

Los estudios demuestran que no existe un gen creativo. Las personas que sienten pasión por algo están preparadas para partirse el lomo y dar con las mejores ideas. Como dijo Thomas Edison “El genio es 1% inspiración y 99% de transpiración”.

Tampoco es cierto que a personas con buenas ideas les llega de repente la inspiración y dan con “la idea”. La creatividad es el resultado de seguir un hilo de pensamientos lógicos. Podemos tomar como ejemplo a James Dyson, el inventor de las aspiradoras. Tardó quince años en desarrollar este revolucionario electrodoméstico. De camino, desarrolló 5.126 prototipos pero fue su versión 5.127 la que obtuvo el éxito esperado en el mercado.

Así que aquí te dejamos 5 trucos para ayudarte a pensar de una forma más creativa:

La creatividad no es trabajo de una sola persona: Las mejores ideas suelen surgir del trabajo en equipo no del trabajo de un solo individuo.

No sólo hagas brainstorming. Las tormentas de ideas están de moda. En estas sesiones para dar con “la idea” y poner en marcha la máquina de la inspiración, se incentiva a los participantes a “soltar” todo tipo de ideas y a discutirlas en un ambiente sin críticas. Sin embargo, no se ha demostrado que las compañías que hacen brainstroming sean más creativas que aquellas en las que los empleados simplemente se sientan en su mesa y se estrujan el cerebro. Además, ser críticos puede ser algo positivo, porque aumenta los límites de creatividad.

No te rodees de personas con ideas afines a las tuyas. Aquellas personas que tienen un amplio círculo de contactos y que se componen de personas de diferentes orígenes, son más creativos porque tienden a adaptar las ideas a las diferentes situaciones del día a día. Cuando Steve Jobs estuvo a cargo de Pixar realizó un gran esfuerzo para conseguir que los empleados se mezclaran entre sí. Primero instaló una cafetería en medio del edificio pero los distintos departamentos seguían sin mezclarse. Por ello, tomó una medida más drástica y unificó los aseos dejando sólo uno disponible forzando así a los empleados a hablar entre ellos y estimular las nuevas ideas.

Desconecta del trabajo: Necesitas espacio para pensar, así que tomate un respiro. El diseñador Philippe Starck se retira durante tres meses a una cabaña aislada, para tener tiempo y dar rienda suelta a su creatividad. No tienes que hacer algo tan radical, pero sí que te recomendamos alejarte de tu mesa y realizar una actividad totalmente distinta para refrescar la mente. Einstein estuvo lidiando con la manera de conciliar sus teorías del espacio y el tiempo pero la teoría de la relatividad, no surgió en un despacho. Fue en el trayecto a su casa en tranvía donde fijó su mirada sobre la torre del reloj en Bern y en ese instante, le empezaron a encajar las ideas formulándose  la teoría de la relatividad.

No sólo pienses en el resultado final. Las mejores ideas son las que apuntan a resolver un problema de negocio específico que se da en el  mercado y no las que tienen como fin aumentar las ventas. La filosofía de Walt Disney era: “No hacemos películas para ganar dinero, ganamos dinero para hacer más películas”. Para ser creativo no debes pensar sólo en el beneficio económico. El dinero vendrá a raíz de las buenas ideas.