Tipos de delitos informáticos en España

Ciberdelincuencia, delitos informáticos, ciberdelitos… Las posibilidades de términos para hacer referencia a los actos delictivos cometidos a través de las Tecnologías de la Información son numerosas. Y todo como consecuencia de su galopante progresión. Su influencia ha ido en aumento en España (y en el resto del mundo), hasta suponer uno de los riesgos más temidos por las unidades familiares, las pymes, las multinacionales y los gobiernos. Como contraposición, y a pesar de su creciente fama y repercusión, buena parte de las sociedades modernas aún no están preparadas para hacer frente y superar un ataque de estas características (tal y como se desprende del último informe sobre ataques cibernéticos elaborado por Hiscox en colaboración con Forrester Consulting).

Tal es la situación que organismos nacionales e internacionales ya han dado la voz de alarma. El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), el Observatorio Español de Delitos Informáticos (OEDI), el Ministerio del Interior o, incluso, la Europol ponen de manifiesto en sus informes anuales la relevancia de estos actos delictivos y promueven la participación de la sociedad y del tejido empresarial para combatirlos. En este sentido, uno de los principales pasos para estar preparados es el conocimiento de los diferentes tipos de delitos informáticos que se producen en España. ¿Conoces los más importantes?

Ciberdelincuencia en España: tipos de delitos informáticos

Los delitos informáticos ya están tipificados en la legislación española. Pero su permanente estado de desarrollo y evolución hacen que las autoridades tengan que aumentar los esfuerzos para proteger a las empresas y a los usuarios de los nuevos riesgos cibernéticos. Según las estadísticas del Ministerio del Interior y los datos proporcionados por el OEDI, los tipos de delitos informáticos más comunes en España son:

  • Acceso e interceptación ilícita. Descubrimiento o revelación de secretos, acceso ilegal informático, otros relativos al mercado o a los consumidores…
  • Amenazas y coacciones a grupos étnicos, religiosos, autoridades, personajes públicos…
  • Delitos contra el honor: calumnias e injurias.
  • Actos delictivos contra la propiedad intelectual/industrial
  • Delitos sexuales. Exhibicionismo, provocación, acoso o abuso sexual, corrupción de menores/incapacitados, pornografía de menores…
  • Falsificación informática. De identidad, de moneda, posesión de los materiales y herramientas necesarias para falsificar…
  • Fraude informático. Son las estafas bancarias o con las tarjetas de crédito en internet.
  • Interferencia en datos y sistema. Son los ataques informáticos como tal.

Los datos de los delitos informáticos en España

El Observatorio Español de Delitos Informáticos (OEDI) contabiliza que, en el año 2016, detectaron más de 66500 ciberdelitos. De entre todos ellos, los accesos no autorizados, el fraude y el malware (virus, troyanos y spyware) fueron los tipos de delitos informáticos en España más numerosos. Si bien es verdad que los daños que han provocado han sido menos graves, su grado de influencia y los riesgos aún son elevados.

Pero no son los únicos. La Europol añade a la lista otras formas de ciberdelincuencia en pleno apogeo. Por ejemplo: la creación de mercados ilegales en internet (drogas, datos, armas, falsificaciones…); el fomento y desarrollo del terrorismo; o los crímenes transversales, basados en actividades que, por naturaleza, no son ilegales, pero se usan con fines delictivos (sistemas de comunicación, de encriptación de datos, financiación, etc.).

Las empresas son las grandes perjudicadas por estos tipos de delitos informáticos ya tipificados en España. Para ellas, la mejor solución pasa por una buena prevención. Si tu compañía necesita un ciberseguro para estar cubierto frente a los ataques informáticos cuenta con Hiscox CyberClear, el respaldo que necesitas.

Infórmate sobre Hiscox CyberClear

Etiquetas: Blog