RC Profesional: la noche del sábado al domingo atrasaremos una hora nuestros relojes, ¿qué podría pasar?

Este fin de semana será el último del mes de octubre, y como cada año desde hace décadas pasaremos del horario de verano al horario de invierno: en la madrugada del sábado al domingo a las 3 de la mañana volverán a ser las 2, se producirá el cambio de hora de 2018.

Una medida a la que ya deberíamos estar acostumbrados pero que siempre termina siendo noticia y en algunas ocasiones, sorprendiendo a más de uno. Personas que realizan mal el cambio y adelantan una hora o que directamente se olvidan. A nivel personal puede que no genere ningún problema más allá de llegar a una cita demasiado temprano o demasiado tarde, pero a nivel profesional, ¿qué podría pasar?

Imagina que…

  • El director de RRHH de una empresa de restauración realiza un contrato a un equipo de apoyo de 5 personas para que trabajen en una boda que se celebrará esa noche. No tiene en cuenta el cambio de hora y a las 3 de la mañana el personal finaliza su jornada, pero en realidad vuelven a ser las 2 y la fiesta continúa. ¿Quién corre con el coste extra por la contratación de otra empresa que cubra esa hora restante?
  • Un fotógrafo olvida el cambio de hora y se presenta a una sesión de fotos de una campaña de publicidad antes de la hora correcta. En un principio no ocurriría nada, simplemente debe esperar a que llegue todo el equipo, el problema es que este “retraso” en su agenda implica no poder realizar otro trabajo que tenía programado para después. El segundo cliente decide denunciarle por incumplimiento de contrato.
  • Un community manager freelance que da servicio a una compañía tecnológica china programa los contenidos para publicar en las redes sociales de la entidad este domingo, día en el que se anunciará el lanzamiento a nivel mundial de su último dispositivo. El community manager no calcula bien el horario de publicación, olvidó tener en cuenta el cambio de hora, y realiza el anuncio antes de tiempo saltándose el embargo de la información y provocando que la compañía le denuncie por los perjuicios causados.

En Hiscox sabemos que nadie está exento de cometer errores en el desarrollo de su actividad profesional, y comprendemos que puede ocurrirle a cualquiera, incluso a los más experimentados. Nuestro seguro de Responsabilidad Civil Profesional cubre aquellos errores o negligencias cometidas durante el desarrollo de una actividad que generan un perjuicio económico, personal o material a un tercero.

Una solución pensada para pymes y autónomos de más de 150 actividades diferentes. Descubre cómo funciona y qué puede hacer por tu negocio.

Descúbrelo aquí