11 Febrero 2022
  • Hiscox recopila algunos consejos para que el sector asegurador se implique en materia de sostenibilidad 
     
  • La capacidad de aprovechar la experiencia colectiva y la aplicación de criterios sostenibles en la suscripción son dos de las principales acciones

La sostenibilidad ha pasado a ocupar un papel prioritario en las agendas de las empresas y, de hecho, la crisis climática se ha convertido en la principal preocupación social según el Global Risk Report del Foro Económico Mundial de Davos. Para contribuir al cuidado del planeta es necesario que todos los agentes sociales se impliquen, incluido el sector asegurador, que ha de reorientar la hoja de ruta de su negocio para emprender la senda de la sostenibilidad. Por eso, Hiscox recopila algunas de las acciones que puede llevar a cabo el sector asegurador para fomentar un desarrollo económico sostenible.

Fijar objetivos de transición energética alineados con la ONU

La Ley 7/2021, de 20 de mayo, de Cambio Climático y Transición Energética establece la obligación de que todos los sectores contribuyan con sus esfuerzos a la descarbonización de la economía y la neutralidad de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050, en línea con el Acuerdo de París de las Naciones Unidas. Por eso, las empresas aseguradoras han de trabajar activamente para reducir su huella de carbono y las emisiones a través de la fijación de objetivos a medio plazo que permitan cumplir con el objetivo final.

Para ello es importante registrar la huella de carbono para conocer el impacto real de la actividad y reducirla con estrategias como apostar por la utilización de energías renovables en las oficinas, contar con proveedores locales, incluir el reciclaje como una práctica obligatoria para todos los empleados, etc. Para ayudar a las empresas a conseguirlo existen iniciativas como Science Based Targets (SBTi), una organización de la ONU con cuyos objetivos Hiscox se ha alineado, ya que ayuda a las empresas a establecer objetivos de reducción de emisiones, para conseguir reducir sus emisiones a la mitad para 2030 y lograr emisiones net-zero antes de 2050.

Potenciar la experiencia colectiva del sector

Es importante que no solo las aseguradoras cumplan con los requisitos definidos por la ONU y desarrollados por los distintos países, sino también que trabajen con proveedores, mediadores y asegurados que estén igualmente comprometidos con estos objetivos climáticos. No se trata solo de establecer objetivos propios, sino también de ser permeables a los avances del resto de empresas del sector para establecer alianzas y adoptar las mejores prácticas que surjan.

En línea con esta idea de trabajar en comunidad para conseguir los objetivos sostenibles, la ONU ha definido los Principios para la Sostenibilidad de los Seguros (PSI), que establecen un marco común de referencia para todo el sector asegurador a nivel mundial para hacer frente a los riesgos y oportunidades ambientales. Algunos de estos principios son integrar en la toma de decisiones del negocio las cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza relevantes para nuestro negocio de seguros; desarrollar soluciones para gestionar correctamente el riesgo; colaborar con clientes y socios para crear consciencia en esta materia y con gobiernos y reguladores para promover una acción generalizada en la sociedad sobre cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza; entre otros.

Además, a nivel sectorial existen otras iniciativas como ClimateWise, asociación de la que Hiscox es miembro fundador y que tiene como objetivo aprovechar la experiencia colectiva de las aseguradoras para comprender, comunicar y actuar mejor sobre los riesgos asociados con el cambio climático.

Aplicar criterios sostenibles a la hora de suscribir pólizas

 Las aseguradoras se encuentran detrás de todos los cambios sociales importantes de los últimos siglos y para lograr un papel destacado también en materia de sostenibilidad es importante que limiten las coberturas que ofrecen a empresas que impactan de manera negativa en el medioambiente. Para ello, deben establecer unos criterios de suscripción que prioricen las empresas con un negocio sostenible y que contemplen excepciones para las entidades dañinas desde un punto de vista medioambiental.

 En esta línea, Hiscox ha puesto en marcha una política de exclusiones por la cual dejará de ofrecer nueva cobertura de seguro a las centrales eléctricas de carbón térmico, las minas de carbón térmico, las actividades de exploración de energía del Ártico, arenas petrolíferas o armas controvertidas. Además de no asegurar estas actividades ni invertir directamente en ellas, la aseguradora tampoco invierte en valores de empresas que generan más del 30% de los ingresos de la extracción de carbón térmico o generación de energía.

Apoyar la investigación en materia de sostenibilidad

Las aseguradoras siempre han estado a la vanguardia a la hora de alertar a la sociedad sobre los riesgos del cambio climático y su papel es fundamental no solo porque conocen los riesgos y facilitan las medidas de prevención, sino también porque se encargan de la posterior reparación de los posibles daños causados por el clima. Por eso, es vital entender el riesgo climático y para ello es necesario invertir activamente en investigación, modelado de catástrofes y nuevas tecnologías que mejoren las capacidades de suscripción para proporcionar productos en los que los clientes sepan que pueden confiar.

“Es indiscutible que la sostenibilidad se ha convertido en una prioridad para todos los actores sociales, incluidas las empresas aseguradoras, que debemos seguir trabajando para ayudar a nuestros asegurados en su proceso de transformación y para también evolucionar nosotros mismos hacia prácticas más sostenibles”, asegura David Heras, director general de Hiscox Iberia.


All prensa