¿Basta con una caja fuerte para tener un hogar seguro?

Cuando se trata de proteger artículos valiosos en el hogar, la caja fuerte es una medida esencial. Y no se trata solo de nuestra tranquilidad. La mayoría de las pólizas establece que los artículos que superen cierto valor deben ser portados por el propietario o almacenados en una caja fuerte todo el tiempo.

¿Pero cómo podemos saber si nuestra caja de seguridad está a la altura?

Nivel de seguridad

Para abrir una caja fuerte no es obligatorio el uso de explosivos, última tecnología o un plan de escape, como nos cuenta Hollywood en sus películas. La realidad puede ser mucho más sencilla. Para algunos modelos menos premium, basta con un leve golpe de un martillo en el lugar preciso para anular el mecanismo de bloqueo, y sin embargo algunas de estas cajas “protegen” los objetos más valorados de la familia. Las apariencias engañan y aunque parezcan robustas, sin los mecanismos de seguridad apropiados pueden resultar inútiles.

Lo primero que hay que hacer es chequear que tu caja fuerte tenga una calificación de seguro. Cuanto más alto el rating más segura es la caja fuerte. Si no tiene rating significa que no ha sido testada oficialmente.

Según los estándares de las cajas de seguridad, las cajas fuertes con rating de 0 – el más bajo de la escala – deberían usarse para almacenar artículos por valor de hasta 10.000 euros, mientras que los que tiene rating de 6, deben ser suficientemente seguras para almacenar 200.000 euros en metálico o 1,5 millones en activos.

En definitiva, se trata de elegir la caja fuerte que mejor cubra tus intereses. Además hay que poner el foco en la instalación. Debe ser atornillada a una superficie segura como un muro de ladrillo o un suelo de hormigón. Y la compañía debería también ayudarte a elegir el lugar idóneo para instalarla dentro de tu casa.

Bajo llave

Las primeras cajas fuertes se utilizaron para proteger las joyas de la corona de Escocia en 1707. Hoy se pueden encontrar en millones de hogares a lo largo de toda Europa.

Mientras que en el Siglo XVIII la aristocracia vivía tranquila y confiaba sus posesiones a un cofre de roble tallado, las opciones actuales requieren una inversión un poco mayor. Un modelo básico puede costar unos 450 euros, mientras que una caja fuerte con tecnología avanzada, con escáner biométrico de huella dactilar, podría sobrepasar los 11.000 euros.

La elección de los mecanismos de cierre para una caja fuerte es una cuestión personal. Hay pros y contras para cada una– por ejemplo para cajas fuertes con llave tienes el inconveniente adicional de tener que guardar la propia llave. Mientras, la mayoría de las cajas fuertes digitales requieren que recuerdes un código pin y funcionan con baterías. Por último, las cajas fuertes de reconocimiento digital pueden ser problemáticas porque si tu dedo está húmedo, sucio o con un corte, es probable que no funcione: la decisión última es tuya.

Por supuesto, siempre existe la posibilidad de una caja de seguridad en un banco, pero los gastos derivados de alquiler pueden rondar los 700 euros al año, y como demostró el robo de Hatton Garden, tus objetos de valor siguen siendo vulnerables. También está el problema de la conveniencia: en tu propia caja fuerte puedes acceder a tus objetos de valor siempre que quieras.

El peligro del infraseguro

Cada hora se producen 815 incidencias en hogares españoles según datos de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa). Siniestros de agua o cristales y reclamaciones por averías o reparaciones, ocupan las primeras posiciones del ranking de siniestros en nuestro país. En tercer lugar, los robos, más del 20% de las reclamaciones realizadas.

El infraseguro es un riesgo para artículos de lujo como relojes y joyería porque tienden a fluctuar en valor. Como regla general, las piezas deben valorarse cada tres años. No hay que olvidarse de informar a tu asegurador de cualquier cambio, de manera que puedan proveerte con la cobertura apropiada.

En Hiscox confiamos en nuestros clientes a la hora de cuidar de sus objetos de valor y solamente añadimos cláusulas a una póliza cuando realmente es necesario. El compromiso es ayudar a nuestros clientes a asegurar correctamente su patrimonio, proporcionando una serie de consejos en materia de protección y adaptando nuestros seguros para altos patrimonios a las necesidades de personas con viviendas exclusivas que precisan un seguro a medida. 

Descubre los detalles de nuestras soluciones para Hogares exclusivos, Hogares exclusivos para clientes extranjeros y Viviendas de vacaciones para extranjeros.

Descubrir detalles